Cargando...

La historia de Ferroviarios

Contar la historia del club Ferroviarios y mostrar el arraigo con el barrio San Eugenio es la columna vertebral del documental chileno El Último Vagón del director Haroldo Salas el cual tuvo su estreno en nuestro Festival de Documental de Fútbol FESTIGOL 2 en abril de 2017. Conversamos con su realizador para saber algo más de su interesante trabajo.

Como llegaste a Ferroviario, como te enteras de la rica historia de este club, para hacer un documental?

Por casualidad. Pase en bicicleta un día por afuera del viejo estadio San Eugenio y me llamó la atención ver actividad en ese reducto de madera casi en ruinas. Hablé con el que era utilero y cuidador del estadio Gabriel Lagos. Una conversación de minutos terminó en horas de anécdotas y una historia que me llamó la atención, pues no tenía que ver solo con fútbol; sino patrimonio, barrio y familia.

Fue muy complejo realizarlo, que inconvenientes se produjeron en el camino?

Quizás la mayor dificultad fue armar una historia que jamás había sido contada. La historia de clubes más populares como La U o Colo Colo están contadas; ahí hay que ir precisando ciegos detalles o desterrar ciertos mitos. Acá había que partir de la nada. Poca información en libros, casi nulo registro audiovisual. Fue armar un puzzle con historias de hinchas octogenarios y escasos. Eso fue un gran desafío. Lo otro, quizás más triste, fue el deceso de algunos protagonistas mientras realizábamos el documental. Uno se iba encariñando con estos hinchas. Gente súper cariñosa y con deseos de contar una historia, su historia, por primera vez.

La vinculación de Ferroviarios con el barrio San Eugenio es muy grande como entiendes tu esa conexión después del documental?

Quizás más que la masividad o esa idea media “argentina” que tenemos de un barrio pintado con los colores del equipo, etc. Acá hay un vínculo más dado entre Ferrocarriles y el barrio. En ese sentido el club estaba ahí y la gente lo miraba con cariño y nostalgia. Se hablaba de un pasado con un vínculo más potente y una mayor actividad futbolista que empapaba al barrio los fines de semana: gente llegando en tren al Estadio Hugo Arqueros. Bares y restaurantes con hinchas post partido. Lo que si existía también era una valoración de un recinto deportivo para el uso de los vecinos que lamentablemente ya no existe.

Hay mucha gente mayor en el documental, crees que el sentimiento se mantiene en la nuevas generaciones ?

El 90% de los entrevistados en el documental es gente mayor. En ellos descansa el sentimiento hacia un club que resiste el paso del tiempo y el olvido. Lo más sorprendente eso si es la presencia de un hincha muy joven, que promedia los 23 años. Él es nieto de Ferroviarios y no es hincha de ningún otro equipo. No es que tenga el corazón dividido, sino todo lo contrario. A modo de anécdota, su pieza está pintada negro y amarillo. Su nombre es Mathias hermosilla, para el un homenaje y mis respetos. Un hincha como pocos.

Qué es lo destacarías del club ferroviarios?

Yo creo que el concepto de “familia”. Muchos recalcaban eso: “Somos la familia ferroviaria”. Valores que cada vez se ven menos en el fútbol: fidelidad, camaradería e incondicionalidad más allá del resultado en la cancha.

Cuáles son las anécdotas que más sentiste?

Hay varias. Me quedaría con dos. Silvestre Jofré, hincha vivo con más de 85 años, que en los 70´s pintó una camioneta de color amarillo y azul oscuro (me confesó que no tenía color negro) y seguía a Ferroviarios por varias canchas de segunda división en el país. Y la otra de Arturo Godoy, ex utilero y que falleció hace un año, quién quería que Pelé, que visitó la cancha de San Eugenio con el Santos en los 60’s, fuese el padrino de bautizo de su hija. Finalmente, está el misterio del incendio que destruyó parte del estadio…en el documental se revela algo sobre esa historia.

Crees que existe cultura futbolística en Chile, público que le interesen estos temas ? tienes algún proyecto en carpeta relacionado, con el fútbol como expresión social?

Yo creo que sí y es mucha la gente interesada en ese sentido me sorprendí del entusiasmo que provocó el documental y libro. Quizás lo interesante es darle un giro o llegar a temas más profundos a través del fútbol: conocer parte de la historia de Chile, desengañar historias y ciertos fenómenos sociales, etc. En el caso de El Último Vagón poner en valor el tema patrimonial -tangible e intangible- mediante la historia de un club deportivo. En se sentido, esa línea de trabajo me motiva y creo que por ahí podría venir un nuevo proyecto en el futuro.