loading...

 

Óscar Ovegol.

El viernes 6 de abril de 2018, a las 19:00 horas en punto, recibo la gran noticia que Pablo Guedé presentaba su renuncia a Colo Colo. Feliz compartí la noticia a través de todos las aplicaciones y chat, y las reacciones positivas no paraban de llegar, todos estábamos felices, aliviados, esperanzados de la oportunidad que llegará un técnico que pudiese hacer jugar a Colo Colo al nivel de las grandes jugadores, o más bien los buenos jugadores que tiene. Por fin se acabarían las excusas insulsas, como culpar persecuciones dirigenciales al club más popular y poderoso del torneo, culpar a los arbitrajes no sólo por errores puntuales, si no que como causa del “no juego” del equipo, por fin se acabarían las explicaciones incoherentes de un técnico sobre-valorado.

En eso estaba cuando 3 horas después, la noticia es: “El plantel logra revertir la renuncia…”

Increíble, Mosa y Guede habían armado un golpe publicitario, para victimizar al entrenador, usando a los inocentes o ciegos jugadores, para ganarse con ello el apoyo de la hinchada del popular. Un acto triste, burdo, de mal gusto para seguir sosteniendo un “proyecto” caprichoso, populista y sin bases del señor Corales y su payaso estrella.

Gracias por la patética función.