Cargando...

Fue el año 2000 en el mundial de clubes jugado en Brasil, el club Vasco de Gama, el goleador Edmundo. Toda la magia para pasar la pelota de espalda y dejar sin opción a Silvestre del Manchester United, “el animal” era de esos jugadores que tenían un talento para derrochar.