Perdida de Roles………….

En una sociedad que valora al éxito como valor superior, y aún más al éxito asociado al poder económico y a la figuración publica como máxima expresión de este valor, no importando se tengan o no méritos para obtener los beneficios del poder económico ni del reconocimiento y figuración pública, ni menos la justicia de esas retribuciones, un variopinto de actores sociales reciben de la mayoría de sus pares el derecho a ser considerados líderes de opinión, por el sólo hecho de ser considerados exitosos a través principalmente de los medios y redes de comunicación.

Es así, como en el ámbito que compete a este medio, el fútbol, comprobamos reiteradamente como sus actores pierden el sentido o el alcance de su rol. Messi decide por ser además la estrella que es, quien va o no a la selección, que y cuanta libertad de acción le da o no a los entrenadores, los periodistas dicen: “que le va a decir a Messi un entrenador?”, y justamente le dirá todo lo que el muchacho ha demostrado no saber, como jugar en un esquema y con compañeros distintos a los de su burbuja futbolera, el Barcelona F.C. Los periodistas  piden o más bien exigen el despido o la contratación de entrenadores o jugadores, en sus columnas, comentarios o programas con sus amigos ex futbolistas. Financistas propietarios de los clubes, se autodenominan presidentes sus clubes para jugar a ser tan populares como sus empleados futbolistas, que al ser estos últimos tan millonarios son sus pares más que sus empleados,  empleados que deciden quienes son los candidatos que quieren como “jefes” (entrenadores), así su futuro “jefe” llega sin libertad de  trabajo e ideas, y con una deuda tacita con ellos, pues así como lo pusieron lo sacan. Se suman tangencialmente, esta pléyade de periodistas cuyo mayor logro es ser “amigos” de los empleados futbolistas, y que se dedican a ensalzarlos, a alimentar sus egos, ser el mejor “amigo” de sus héroes, para participar en eso nefastos programas de comentarios y payasadas, porque no hay que ser grave para hablar de fútbol, pero tampoco hay que poner un par de tetas, comida, notas y recuerdos que cualquiera puede recoger en internet. Los directivos, empresarios no emprenden (exceptúo a Abumohor), tampoco es que saquen millonadas de su inversión, no se entiende porqué están, para qué, donde y como están ganando plata, no invierten en infraestructura, no invierten en inferiores, no han postulado mejoras al espectáculo, no fomentan la ida al estadio, nos cobran por ver los goles, y los estadios se los hace el estado (que nadie entiende porque). Por último los hinchas, que han perdido la perspectiva de su importancia, claro que es más bonito y entretenido ir al estadio lleno, pero no deja de ser romántico ir al estadio con pocos hinchas pero hinchas del club, no de ellos mismos, no de su “aliento”, su “aguante”, hinchas de la hinchada, que hay de especial en seguir al equipo en las buenas y en las malas???, todos lo hacemos, no vamos al estadio por Uds. pero lo hacemos, no dejamos de ser de nuestro club porque pierda, haga trampa, pase papelones, etc……………..

En este fútbol empresa o profesionalizado, se ha perdido el norte, y sus actores han perdido sus roles, y así es difícil recuperar el fútbol…..

 

 Óscar Ovegol

Columnista LoImparcial